Esta es la historia del Arco de la Calzada de León

El Arco Triunfal de la Calzada de los Héroes es sin duda el lugar más icónico y el símbolo de identidad de los leoneses a lo largo de su historia, lugar que con el paso de los años se ha consolidado como el sitio más emblemático de la ciudad zapatera.

A pesar de ser el lugar donde se reúnen los leoneses para tener un recuerdo memorable de algunos hechos que ocurren en la ciudad, ya sea para celebrar la victoria del equipo de futbol, iniciar un movimiento, desfilar en fechas importantes, o simplemente para admirar su belleza, pocos conocen la historia del Arco triunfal de la Calzada de los Héroes.

El proyecto

Con un estilo neoclásico, la estructura fue proyectada en el año de 1893 por parte del ayuntamiento en turno, que de primer momento fue elaborada de cemento y cartón para conmemorar el aniversario 83 de la independencia de México.

El proyecto fue asignado al ingeniero Pedro Tejada León, quien presentó un interesante proyecto a la autoridad en turno, sin embargo, por cuestiones de presupuesto su construcción demoró tres años.

El concepto

Los nombres que recibió la estructura fue de ‘Arco Aldama‘ en reconocimiento a Juan Ignacio Aldama por el movimiento de la independencia; después se le denominó ‘Arco de la Paz’, y entonces este arco triunfal fue inaugurado el 25 de septiembre de 1893.

No siempre tuvo un león vigilante

A principios del siglo XX, se tenía la intención de colocar la estructura de un León en la parte superior, pero fue hasta 1945 cuando el empresario Francisco Lozornio Castillo, pago de bolsa una modesta figura de un León hecho de mampostería por un albañil.

Ese primer León ahora se encuentra a las afueras del Zoológico de León y anteriormente se tenía en el Parque Juárez.

Y fue a inicios del siglo XX por iniciativa del torero Antonio Velázquez, conocido como Antonio Corazón de León, que junto con amigos, hicieron una colecta donde se reunió la cantidad de 45 mil pesos, lo que cobraría el escultor Humberto Peraza para realizar el León de Bronce y que se colocó en marzo de 1958 y a la fecha es el que ha permanecido en la estructura.

Detalles curiosos

El Arco tiene un poema grabado en sus cuatro pilares, el cual se atribuye a David Gutiérrez de Velazco, que a finales de los años 40 deciden grabarlo de manera permanente, formando parte de la estructura.

La estructura también llegó a ser considerada la entrada de la ciudad, como parte del Camino Real que llevaba al centro de la ciudad, por la hoy Calle Madero. Todo visitante que llegaba a la ciudad tenía que pasar por el arco, con la intención de reportar las cosas que traería a la ciudad o que se llevaría de ella.

En 1996 se conmemoró el centenario del primer Arco de la Calzada, donde se colocó una placa en la parte izquierda para reconocer la trayectoria del arco.

Deja un comentario