Cinco datos que no conocías del Templo Expiatorio de León

Hay plazas, monumentos, edificios y demás lugares que cuando se habla de una ciudad, de inmediato llegan a la mente por su relación, belleza y majestuosidad.

Cuando se nombra a León se señalan varios sitios que forman parte de su identidad, pero ninguno con la singularidad del Templo Expiatorio, que sin duda es uno de los sitios más icónicos y que tiene varios datos curiosos.

El Origen

Su nombre oficial es Santuario Diocesano del Sagrado Corazón de Jesús y su construcción duró 91 años (1921-2012); fue un proyecto impulsado por el cura Bernardo Chávez, quien pidió que ‘fuera dedicado a perdonar los pecados de los leoneses del Sagrado Corazón de Jesús, a quien está dedicado.

Criptas y laberintos

La obra de este templo era grande y costosa, por ello, en su interior existen siete catacumbas con mil 919 criptas, organizadas en una especie de laberinto, con capillas y pasadizos, que fueron planeadas para ayudar a financiar su construcción, por medio de la venta de las mismas.

 Una pieza fascinante y compleja de la arquitectura

Además de ser una obra arquitectónica de estilo Neogótico, característico en iglesias europeas, el Templo Expiatorio cuenta en su interior con 20 altares, y el principal está construido de mármol blanco y verde pical guatemalteco.

Los vitrales del templo fueron creados por diversos artesanos de la ciudad y cada uno narra algún pasaje bíblico, e incluso algunos remiten a la historia de la iglesia católica y al estado de Guanajuato.

Un elemento que destaca entre toda la estructura

Una de las piezas más emblemáticas es la campana la principal, que pesa dos toneladas y media, construida de bronce, estaño y plata. Fue removida de su viejo campanario en 2006 al extremo derecho de la fachada.

El dato curioso

Entre las creencias de los leoneses, tanto duró en concluir todo el proyecto, que muchos decían que el día que se finalizara sería ‘el fin del mundo’.

Fue en el 2012 cuando oficialmente el complejo fue totalmente edificado, un año por de más señalado como el del fin de los tiempos.

Y cabe destacar que para la conclusión de su edificación, coincidió con la visita del Papa Benedicto XVI a tierras guanajuatenses, y en su visita a la Catedral de León, pasó cerca del Templo al que dio su bendición.

Escenario espectacular

Su explanada ha sido escenario de importantes eventos, e incluso, el edificio es el lienzo de un espectáculo de video-mapping donde la arquitectura se funde con colores y texturas por las noches.

Deja un comentario