Filtran audio que exhibe a exfuncionaria federal en GTO

Un audio de una conversación que sostuvo la exsubdelegada de la Secretaría del Bienestar, Arisbeth García Monjarás, con una madre de familia del rancho El Picacho, del municipio de Tierra Blanca, se escucha el control que ejercía sobre los Comités de Padres de Familia.

Somos gobierno federal: no tenemos que pedirle permiso a nadie‘. Así se expresaba la exfuncionaria federal para imponerse en los Comités de Padres de Familia de escuelas de la región noreste del estado, a quienes pidió le entregaran el dinero del programa federal ‘La Escuela es Nuestra‘.

García Monjarás les decía en qué, cuándo y cómo debían aplicar los recursos del programa federal, aunque así no lo estableciera el Manual del Comité Escolar de Administración Participativa.

No, no, no. El manual se clausura desde el momento en que llegó la pandemia‘, aseguraba la entonces subdelegada en la conversación, cuando la madre de familia le hizo saber su extrañeza ante los supuestos cambios en las reglas del programa.

El pasado lunes 17 de agosto, Arisbeth García anunció su separación del cargo para hacer frente a las acusaciones, un mes después de que se revelara en medios de la región, una serie de desvíos que orquestó para despojar a los comités escolares del dinero que debían destinar para mejoras en al menos 30 planteles de la región noreste.

Aseguró que todos los señalamientos eran falsos y acusó de llevar a cabo una campaña en su contra con tintes políticos, rumbo a los comicios de 2021.

Sin embargo, el audio exhibe el poder y manipulación que la funcionaria ejercía sobre los padres de familia para imponer su voluntad, en las decisiones que debían ser exclusivas de los comités escolares.

En contexto

A pesar de que la naturaleza del programa federal ‘La Escuela es Nuestra’ señala que los padres de familia deciden qué obras convienen realizar en los planteles, la exsubdelegada en la región noreste se negaba a que eligieran con libertad, y los orillaba a seleccionar entre las opciones que ella les ofrecía.

García sostenía que las reglas de operación del programa se habían modificado, debido a la crisis del Covid-19, aunque eso nunca fue anunciado por el gobierno federal.

En el caso de la primaria Solidaridad, en la comunidad El Picacho, el Comité de Padres de Familia deseaba construir un muro de contención, ya que hay una pendiente que resulta riesgosa para los niños, pero la subdelegada le dijo que sólo existía la opción de construir baños, techado o piso.

Al darse cuenta de que la funcionaria no les permitiría levantar el muro, la madre de familia le preguntó si había posibilidades de que les regresen los 150 mil pesos que ya le habían entregado.

Con información de Correo.

Deja un comentario